Se la come con tantas ganas que me corrí en su cara